Desde pequeños, se nos enseñó a hablar, y hablar bien.

En la escuela aprendimos a leer, gramática, redacción, ortografía, se nos corrigió y no se nos aprobó hasta tener una expresión correcta y una dicción clara, como, por ejemplo, en declamaciones, representaciones, etc. En una palabra, aprendimos que expresarse correctamente, es una forma de manifestar cultura.

Aprendimos a expresarnos por escrito; se nos enseñó a usar el lápiz, luego la lapicera, tal vez cursamos CALIGRAFIA, y ahí aprendimos a hacer buena letra, pues eso significa la palabra Caligrafía. Se nos exigió que nuestra escritura fuese correcta, legible, clara.

Esto es elemental: hablar bien, escribir claro.

En cualquier disciplina, cuanto se aprendió académicamente, como conocimiento general, queda en eso: saber generalidades. Pero llevar esto a un grado de perfeccionamiento, graduarse con título académico, supone una dedicación intensa, asidua, en determinados períodos de tiempo, hasta lograr una especialización.

En el caso mío, en particular, me propongo hacer conocer cuantas "cosas" se pueden lograr aprendiendo CALIGRAFIA, manuscrita, artesanal, escribir letras "a mano alzada", y con los instrumentos tradicionales, como ser: la lapicera, la pluma, el tintero, el papel, o elementos que en muchos casos pueden suplirlos, pero manifestando en todo momento, el "sabor" de lo hecho A MANO.

(*) Enciclopedia Espasa Calpe


La siguiente es la lista de entidades a las que presté servicios (tanto escribiendo diplomas como pergaminos desde 1997 hasta 2009.


DEBO...

Hacer presente que todas las ilustraciones que presento en mi SITIO , han sido ejecutadas en mi estudio particular, y fotocopiadas para su posterior archivo, ya que los originales fueron entregados a los interesados.

Dejo constancia que en el caso de los Pergaminos, los hay provistos con una guarda impresa, y mi tarea consistió únicamente en realizar la escritura del texto, incluyendo la creación del Monograma, cuando el destinatario fue una persona. En los demás casos, ya fuere en cartulina o piel de animal, tanto la guarda como el texto, han sido elaboraciones mías.

Debo expresar mi reconocimiento a los Maestros que tuve en Bellas Artes: Guillermo Buitrago, Juan Antonio Ballester Peña, Juan Antonio Spotorno, José Bonomi, Horacio Berretta, Hugo Parpagnoli.

Y de modo especial debo mencionar a un religioso ejemplar, el Hermano Pablo Andrés Combes, lasallano, quien fuera mi maestro en 5º Grado y de quien aprendí el A B C de la Caligrafía y la escritura en Pergaminos. Hoy, este hombre, con sus jóvenes 90 años, su figura enhiesta, sigue "jugando" con lapiceras, fibras, marcadores, y cuanto elemento le sirva, para expresar bellamente y por escrito, sus ideas espirituales, sociales y amenas, en una enmarañada trabazón de letras y filigranas caligráficas.

El aprendizaje técnico por el que puedo desempeñarme en Internet, lo debo al I A C Instituto Argentino de Computación.



 

 

Todos los derechos reservados - Miguel Pagola 2009 © - Prohibida la reproducción total ó parcial de las imágenes sin permiso.
luanci diseño web - www.luanci.com.ar

Diplomas